Volver a la página principal
 




 
 





 

¿En qué consiste la donación de sangre? 


Todavía en la actualidad no se ha conseguido desarrollar sustitutos que permitan prescindir de este tejido biológico que es la sangre. Por tanto, la donación de sangre es un acto que va a permitir mejorar la calidad de vida o incluso salvar la vida de otras personas.

No supone riesgo alguno para el donante, que debe reunir una serie de condiciones, hallándose en todo momento bajo supervisión médica cualificada y atendido durante el proceso por personal de enfermería.

Unos pocos minutos de tu tiempo pueden representar años de vida para otra persona.

 

La donación no debe estar vinculada a situaciones de tragedia o de emergencia sino que debe ser un acto cotidiano y habitual en nuestras vidas. Sólo donando sangre con regularidad, dispondremos siempre de sangre suficiente y segura en stock.

La sangre y sus componentes tienen una vida limitada

  • Los concentrados de hematíes se conservan 42 días.
  • El plasma se conserva 1 año
  • Las plaquetas se conservan 5 días

La necesidad de sangre es constante y, por lo tanto, también lo deben ser nuestras donaciones. Cada día, todos los hospitales necesitan sangre o componentes sanguíneos para atender a sus enfermos, ya que la mayoría de intervenciones quirúrgicas y muchos de los tratamientos médicos requieren transfusiones.