GESTIÓ DEL PLASMA PER A LA FABRICACIÓ D’HEMODERIVATS FARMACÈUTICS

Los hemoderivados farmacéuticos son medicamentos a base de constituyentes sanguíneos que se preparan industrialmente, entre ellos destacan la albúmina, factores de coagulación e inmunoglobulinas de origen humano, que permiten el tratamiento de numerosas patologías en los hospitales. La materia prima utilizada para la fabricación de estos medicamentos, es el plasma de origen humano, que hace que sean medicamentos especiales, por su disponibilidad limitada, ya que no se pueden obtener por los métodos convencionales de síntesis química.

Las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y del Consejo de Europa en el campo de la sangre y hemoderivados que tienen por objeto una mayor seguridad en su utilización, han promovido desde hace años la consecución del autoabastecimiento en cada país, y un mayor control y seguridad de la sangre y plasma procedentes de donantes altruistas. El Centro de Transfusión de la Comunidad Valenciana (CTCV), a través de su Programa de transformación de plasma en hemoderivados manufacturados, intenta promover en su ámbito la consecución de la máxima autosuficiencia posible en estos fármacos derivados del plasma con la máxima seguridad y garantía de calidad.

 

Obtención

Todo lo plasma fresco que se obtiene del fraccionamiento de la sangre total en sus diferentes componentes y que  no se necesita para la transfusión de los enfermos a los hospitales se envía a la industria farmacéutica para su transformación en medicamentos. El plasma que se obtiene directamente mediante procesos de aféresis también se utiliza para la obtención de los hemoderivados farmacéuticos que son distribuidos a todos los hospitales de la Comunidad Valenciana.

Los productos y presentaciones disponibles son:

  • Albúmina Humana al 20%, vial 50 ml
  • Inmunoglobulina Inespecífica Humana IV, vial 10 g (IGIV)
  • Factor VIII Humano, vial 1.000 UI
  • Factor IX Humano, vial 1.000 UI
  • Alfa-1-antitripsina, vial 1 g

 

Resultados

La consecución de la autosuficiencia en estos fármacos a medio plazo es un reto muy difícil, sino imposible, de alcanzar ya que la demanda por parte de los hospitales excede de la capacidad de obtención de plasma por parte del Centro de Transfusión.

El año 2018 el volumen de plasma enviado a la industria para su transformación fue de más de 38.000 litros, de los cuales se obtuvieron 109.345 viales de albúmina; 15.700 viales de inmunoglobulina; 5.638 viales de FVIII; 240 viales de FIJO, y 570 viales de alfa 1-antitripsina.

En la Comunidad Valenciana, en 2017, la autosuficiencia en hemoderivados farmacéuticos procedentes del CTCV, se estimó en un 82% de albúmina; 68% de IGIV; 53% del factor VIII de la coagulación; 52% del FIJO de la coagulación, y casi el 100% de la alfa-1- antitripsina.